martes, 20 de agosto de 2019

Tu vida entre mis brazos

agosto 20, 2019 Posted by Don Dramas No comments
No te recordaba tan chaparrita.

No recordaba que estando entre mis brazos era capaz de acomodar mi barbilla sobre tu cabello y hacerte cosquillas en la frente con mi barba.

Tal vez por que hace ocho años no soltabas tus zapatos altos o quizá en estos ocho años aprendí a tener la confianza que da la edad, el tiempo, encontrar las solución a los problemas o dejar de preocuparse por los que no lo tienen.

Quizá es por que ahora me logró erguir con orgullo en mis 1.70, en vez de encorvar la espalda y hacerme bolita entre mis miedos.

O quizá es por que tu apenas pasas los 1.50 y por eso te llamaba mujercita.

Soy la única persona a la que le has perdonado llamarte en diminutivo.

Desde aquel primer abrazo en el estacionamiento buscaste la manera de acomodarte cerca de mi corazón, siempre transmitiendo una sensación distinta, dependiendo de tu humor.

Ame cuando pusiste tus manos sobre mi pecho y me dejaste rodearte para brindarte protección o cuando me abrazaste por primera cerca de tu trabajo, en la acera, hace ocho años y me besaste el cuello por que ambos estábamos muy nerviosos y yo no baje la cara y tu hiciste puntillas para alcanzarla.

Cuando nos despedimos por última vez, aquella noche en la que encontraste un pretexto para ir hacía mi y yo no supe apreciarlo, no supe darme cuenta que era el "te necesito en mi vida" que yo deseaba que dijeras, no dimensioné el riesgo que corriste y la forma en que me miraste para decirme el "te quiero" que en esa época nunca escuché de tus labios.

Te tome un poco arriba de la cintura y te molestó que te tocara "tus llantitas" y sin pensarlo termine  poniendo las manos sobre tus caderas. Ha sido la única vez que las he tocado y aún recuerdo la sensación nerviosa de mis manos mientras te tenía junto a mi y te sostenía tan cerca que casi podía escuchar tus latidos pidiendo prolongar lo inevitable, casi sentía el suave y tibio calor de tu aliento y tu respiración entre cortada.

No sabía leer tus gestos como ahora.

De haberlo hecho ahí se hubiese sellado nuestro "primer beso real" y tal vez la historia sería diferente.

Ahora que la vida nos ha traído juntos de nuevo, cada abrazo que me has dado lo disfruto al máximo, desde los abrazos con amor disimulado que nos hemos tenido que dar hasta los "abrazos/besos/te quiero/no me sueltes/ apriétame fuerte que si nos perdemos en este mundo quiero que sea en la lejanía de nuestros suspiros", hasta los que simplemente me dicen "eres mío aun que nadie lo sepa".

Y sin embargo aún no te sé leer del todo.

Por que si así fuera, aquella mañana en el oxxo te habría dado el abrazo que nuca te he dado, el que nos ha faltado en nuestro repertorio de idas y venidas, el único que se nos ha negado una y otra vez por nuestras circunstancias.

"Te iba a tomar por la espalda y rodearte la cintura con mis brazos" te dije.

Lo mas triste no fue que no lo haya hecho.

Lo mas triste es que pensé que si no lo hacía en ese momento tendría toda la vida para intentarlo.

Creí que el mundo era nuestro y que las circunstancias jamás cambiarían y que te tendría a mi disposición cuando quisiera hacerlo y que tarde o temprano terminaríamos abrazados como adolescente enamorados.

Creí que la vida no volvería a girar en nuestra contra y lejos estaba incluso de pensar que aun que durase toda la vida, mi vida pudo haber sido mas corta de lo imaginado.

Lo mas triste de ese abrazo que no te dí y que ahora me quedaré anhelando eternamente, pensando en que se sentirá tener tu cabello sobre mi rostro, sentir tus manos sobre las mías mientras te sostengo y me acaricias los brazos, mientras siento el perfume de tu cuello y respiro sobre tu nuca, lo mas triste de aquel abrazo que no te dí corazón es que me dijiste "debiste hacerlo".












0 comentarios:

Publicar un comentario