viernes, 27 de septiembre de 2019

Días perdidos

septiembre 27, 2019 Posted by Don Dramas No comments
Los días pasaron y se hicieron años.

Las estaciones se fueron acumulando: muchas primaveras, largos veranos, tristes otoños pero sobre todo incontables y fríos inviernos.

Un invierno te fuiste y creí perderte para siempre.

Y solo fue el inicio de la primavera de nuestra relación.

Atrás quedaron los días felices, los días tristes, los días que peleamos y los días que nos divertimos sin saber que eran los mejores días que pudimos haber tenido, los días en que podíamos tomarnos de las manos y olvidarnos por horas del mundo... Y no supimos aprovecharlos.

Éramos jóvenes, con muchos miedos y fobias.

Es curioso como ahora que menos tenemos tiempo es que mejor hemos podido disfrutarlo.

Hemos tenido días cortos pero intensos.

Días en los que poco a poco te has ido acercando a mí, en que poco a poco has ido perdiendo el miedo y te has entregado por completo. En que tu voluntad se doblega junto con la mía, en que olvidamos el mundo y creamos uno propio. 

Días cuyas noches cae el telón para cerrar un capítulo de amor en nuestra historia, solo para esperar las horas que nos separan para volver a subirlo y esperar los buenos días.

Éstas últimas semanas han sido sin duda de nuestros mejores días.

Apenas y nos hemos visto, pero nuestros corazones se han acercado tanto, han convivido tanto, se han entendido tanto que por instantes, por segundos, por un cachito de vida fueron uno y el mismo.

Se dieron tanto cariño, tanto amor.

Han sido mis mejores días en tanto tiempo que no he podido recordar.

Hemos reído a carcajadas, intercambiado secretos, contado fantasías, sueños, anhelos e ilusiones.

Hemos compartido consejos, ayudado el uno al otro.

Hemos metido el hombro para salir adelante en esta dura, terrible y cansada vida.

He llorado tus penas, entristecido por tus pérdidas.

Alegrado por los regresos que te emocionan y sufrido tus mismas decepciones.

Has sentido mis decepciones, el peso de mis responsabilidades, el dolor de mis preocupaciones.

Nos hemos levantado juntos, como un equipo aun que a distancia.

No, corazón, ésto no ha sido una ilusión.

Te lo enumero todo para que te des cuenta de lo real que es, que somos.

Para que sepas cuanto hemos hecho y avanzado juntos y aun que creas que son solo sueños vagos de una vida que no pudimos tener, en realidad son hechos. Son momentos vividos, sentimientos convertidos en acciones que van mas allá de las palabras.

No son promesas perdidas en la inmensidad del tiempo, llevadas por el aire, por el frío viento de la lluvia.

Son conversaciones a veces de todo, a veces de nada, a veces profundas y a veces simplemente para divertirnos.

Conozco ya que mueve tus creencias, quienes mueven tus acciones, de donde salen tus ideas, conozco tu sufrimiento, tu tristeza y hasta tu enojo.

En estas últimas semanas corazón han sido de días perdidos.

Pero no días perdidos de que no los hayas podido encontrar.

Son días perdidos en mí, en mi corazón.

Te perdiste en mi cariño y desnudaste tu alma.

Y yo te entregué la mía, mis ilusiones, mis sueños.

Nos entregamos y sin darnos cuenta vivimos un cachito de la vida que se nos negó.

Somos mas pareja tu y yo que muchas parejas que conocemos.

Por ello, por la confianza que me has depositado, por los días que has perdido en mí, por lo que vivimos, por los besos que nos dimos, por los abrazos que nos faltaron, por las sonrisas que me regalaste, por la dicha de rozar nuestros brazos sin poder tocarnos, por el cariño con que me invitaste algo que preparaste, por todo ello es que te quiero con la intensidad de mil soles y con esa misma intensidad es que mi corazón sufre por perderte, por perder los días que nos quedan.

Por que mi corazón se desvanece, se desmaya y se fatiga si no se puede perder en ti.

Por que sufre mas que todos los seres vivos del universo entero si estos días que nos quedan son días perdidos, días sin ti, sin ser lo que fuimos, lo que somos, lo que siempre seremos: tu mi eterna luna, mi eterno corazón y yo el sol que te quema y te derrite con la intensidad de miles de estrellas.

Por que no me importa si sufro por algunos detalles de tu golpeado corazón que a veces me lastima, sufro más y hasta morir si no se pierde en mis contados días contigo.





0 comentarios:

Publicar un comentario