martes, 8 de octubre de 2019

A través del cristal

octubre 08, 2019 Posted by Don Dramas No comments
Alcanzo a verlo corazón.

Los colores que envuelven tu mundo, aquellos que tu escogiste para pintarlo y aquellos que llegaron a ti sin pedirlo. 

Puedo oírlo, corazón.

El ritmo, el tono, la armonía, la métrica de la melodía, de la música que envuelve tu universo. El timbre de las voces que te alegran, te hacen bailar o te deprimen o te entristecen.

Conozco la galaxia en la que vives, las estrellas con las que te rodeas, los planetas que habitas, los soles que se extinguieron en tu largo camino hacia mí.

Comprendo tu sistema solar, en el que eres mi luna y yo tu sol.

Y lo entiendo, y lo sé, y lo conozco por que tu me hablas de todo ello.

Por que de algún modo tu amor y tu confianza se han depositado en mi humilde ser y los guardo como un tesoro y cada día trato de evitar el decepcionarte, evitar creer que te equivocaste conmigo, con todas las oportunidades que nos has dado.

Puedo saberlo a través de tus voz y tus letras.

Tu voz que espero cada mañana, cada medio día, cada tarde y a veces... muy a veces, cuando se alinean todos lo universos paralelos, también en las noches.

La luna es nuestra mensajera y el vacío espacio entre las estrellas nuestro camino hacía la imaginación y nuestros pensamientos.

Pero siento que vivo en una burbuja.

Una burbuja que flota a tu alrededor y te acompaña a donde vayas.

Una burbuja de cristal que me permite ver pasar tu vida a través de mis ojos pero que no me permite acercarme lo suficiente para llenarte con el calor de cada latido de mi corazón.

Usualmente no me resulta molesto o incómodo.

La mayor parte de las veces lo he llegado a aceptar como nuestro destino: estar juntos sin poder estarlo.

Y doy gracias a las enormes fuerzas azarosas de esta dimensión el que nos hayamos encontrado y agradezco poder saber de ti pese a cualquier circunstancia.

Pero hay días, como hoy, en los que quisiera pasar a través del cristal.

Tomar tu mano y llevarte firme a enfrentar tus miedos.

Mirar tu rostro, hacia el infinito y oscuro misterio de tus ojos y decirte muy bajito que todo va a estar bien.

Hay noches como esta que quisiera adormecerte acariciando tu cabello mientras te desmayas y me dices que me quieres y te susurro dulcemente que el alivio llegará pronto.

Que el dolor es pasajero y el miedo no es de los cobardes, por que cobardía no es enfrentar la vida con miedo sino dejar de vivirla sometida por él.

Y tu eres mi pequeña guerrera, mi mujercita que no se doblega aun que su cabeza este mas llena de dudas que de certidumbres.

Solo por hoy quisiera salir del cristal.

Aun que sea por hoy desearía poder estar contigo para darte consuelo y alivio en este momento.

Pero no es así, no es posible y ni aun que encuentre mil lamentos en esta noche lluviosa y opaca no se habrá de cumplir mi deseo.

Así que hago lo mejor que puedo, pasar a través del cristal con mis letras y buscar tu alma y tus sueños a partir de ellas para decirte que eres mi eterno corazón, que nunca olvides que mi cariño te protege y que ojalá y mi recuerdo te ofrezca la calma donde mi presencia no te alcanza y el aroma de mis besos se impregne en tu frente cansada, en tu mejilla acanelada y te de la paz que mi voz no puede darte por estar tan lejos.

Por esta noche esta burbuja caerá una vez, mas fracturada con cada línea...

Por esta noche una vez más, buscaré llegar a tu realidad para darte las buenas noches, dulces sueños y que sepas que estoy junto a ti desde aquí para darte consuelo.

Esta noche quiero decirte una vez mas... Nunca olvides que te quiero.

jueves, 3 de octubre de 2019

Dos Palabras

octubre 03, 2019 Posted by Don Dramas No comments
Lo veo.

Lo siento.

Lo percibo.

Han sido días extraños en los que nos hemos dado cuenta que a pesar de las circunstancias hay algo en nosotros que nos une, que nos atrae, que no nos permite decir adiós.

En cada gesto tuyo se articula un mensaje.

Cuando inclinas la cabeza hacia a un lado y tus pequeños ojos rasgados se encuentran con los míos y los lunares de tus labios se tuercen dibujando una media luna que adorna tu rostros con una enorme sonrisa.

En tu voz al decir "hola".

En tus labios cuando me dicen "besos".

En nuestra constante e incansable búsqueda por encontrarnos el uno por el otro.

En una odisea que no cesa, que se repite gustosamente cada día, tratando de coordinar tiempos, momentos, horas, situaciones.

En todo ello hay un mensaje.

El mismo que yo te envío confusamente entre mi preocupación por ti, por lo que te estresa, por los que quieres y por lo que luchas. 

Aún tratando de contenerme, de no pasarme, de mantenerme en línea por temor a no ser contestado.

Hay dos palabras flotando en el aire.

Son cosas que ya no decimos o que evitamos con frecuencia.

Tu por miedo a decirlo y que todo salga mal de nuevo.

Yo por decirlo y que no me contestes.

La mente es tan rara, que aun que reciba el mensaje de muchas formas es necesario pronunciar las palabras para sentirse satisfecho.

Aun así, corazón, quiero decirte que mis oídos necios lo buscan y mi cerebro desea que la información llegue a él a través de ellos, pero mi corazón si entiende el mensaje.

Mi corazón sabe, igual que el tuyo, que no hay mejor forma de comunicarse que con las acciones, con los hechos, mas que con las palabras.

Te quiero.

Es el murmullo que se lleva el viento entre las ramas de los árboles, entre la brisa de cada mañana, entre las olas del malecón, entre el sol incesante del medio día.

Te quiero.

Es el mensaje que sale desde tu corazón hasta el mío y del mío hasta el tuyo y que llega hasta nosotros de formas distintas.

Te quiero.

Es lo que ya sabes y espero que no lo hayas olvidado aun que mis labios tiemblen por no decirlo, aun que mi corazón se haga chiquito por amordazarme las palabras y tragarme la lengua, aun que el nudo que se me hace en la garganta y que me pesa en el estómago, en las vísceras y que hace mas pesado mi andar, mi ánimo y mis pensamientos hagan que me reuse a decirlo.

Son las dos palabras que tenían que salir de mí esta noche por que si no las expreso de algún modo, siento que un huracán y un incendio me consumen el sentimiento y me matan por dentro.

Te quiero.

Y siempre te querré, mi eterno corazón.